<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=445993785860323&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cambios hormonales durante la estimulación ovárica y cómo afrontarlos

La estimulación ovárica (EO) básicamente consiste en inducir una ovulación múltiple y, para conseguirlo, se  necesita un nivel de hormonas óptimo. Por eso, durante unos 10 a 12 días te administrarán hormonas,  similares a las que regulan el ciclo menstrual, y  en consecuencia vas a sufrir cambios hormonales. Es normal que te surjan preguntas sobre cómo te pueden afectar esos cambios y cómo afrontarlos.  Aquí te lo explicamos.

¿Cuándo es necesaria la estimulación ovárica?

La estimulación de los ovarios  se realiza en dos circunstancias: cuando  vas a realizar un tratamiento de reproducción asistida, o si quieres  congelar tus óvulos para preservar tu fertilidad; en ambos casos es necesaria una estimulación de tus ovarios para obtener un mayor número de óvulos maduros y aumentar la probabilidad de embarazo.

¿Cómo es el proceso de estimulación ovárica?

En un ciclo menstrual normal sólo responde a las hormonas un folículo ovárico, desarrollándose y dando un óvulo maduro; el resto de los folículos se pierden con el ciclo.

Con la administración extra de hormonas, de forma controlada, se estimularán los ovarios potenciando que maduren varios folículos ováricos a la vez en ambos ovarios y que liberen varios óvulos maduros, aumentando las posibilidades de fecundación.

Pruebas para determinar las hormonas de la estimulación ovárica

Antes de la administración, tu médico te realizará unas pruebas para ofrecerte el tratamiento  hormonal más adecuado para ti, en función de:

  • Reserva ovárica

  • Índice de Masa Corporal (IMC)

  • Tu edad

  • Tus antecedentes y la técnica de reproducción asistida a aplicar.

  • También, se realiza una ecografía transvaginal para comprobar que los ovarios están en reposo.

¿Qué hormonas te administrarán?

Las hormonas que te van a administrar son gonadotrofinas, las mismas que tu cuerpo produce de forma natural durante el ciclo menstrual. Éstas son:

  • la hormona foliculoestimulante (FSH), hace que varios folículos maduren a la vez en los ovarios.

  • la hormona luteinizante (LH), se combina con la FSH para conseguir una mayor respuesta folicular, para regular la producción y maduración de los ovocitos.

  • La hormona gonadotropina coriónica humana (HCG), se inyecta en una dosis única para inducir la maduración final de los óvulos, provocándose  la ovulación, 34-36 horas después de su administración.

¿Cómo se administran estas hormonas y durante cuánto tiempo?

Las gonadotropinas se administran diariamente, vía subcutánea en los primeros días de la menstruación (día 1-3) inyectándose en la zona del abdomen o los muslos, administración  que puedes realizas tú misma o con ayuda, siguiendo las pautas que indique el médico. Además, te realizará un seguimiento de control para comprobar que los folículos se van desarrollando bien.  La estimulación dura entre 8 y 14 días.

¿Cómo responden mis ovarios a la estimulación? 

La respuesta a la EO es muy variable de unas mujeres a otras, incluso aplicándoles el mismo protocolo de actuación. Podemos ver dos casos extremos:

  • Bajas respondedoras. mujeres en las que, tras la estimulación se obtienen menos de 4 óvulos.

  • Altas respondedoras, aquellas que tienen una respuesta exagerada al exceso de hormonas y  van a  desarrollar muchos folículos ováricos, entre 15 y 20, y en estos casos corren el riesgo de padecer  lo que se conoce como el síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO). Los síntomas de este síndrome son: ovarios y abdomen hinchados, fuerte dolor abdominal, nauseas, vómitos y diarrea, dependiendo de la gravedad del SHO.

Esta cantidad extra de hormonas, ¿tiene efectos secundarios  en mi cuerpo?

Como con cualquier otra medicación, con el uso de las hormonas para la EO, se pueden producir efectos adversos. Los efectos más frecuentes suelen ser: 

  • reacción en la zona de la inyección

  • cefalea

  • hinchazón abdominal

  • aumento de peso

  • retención de líquidos

  • pesadez en las piernas

  • cambios de humor

  • sensación de presión en los ovarios

  • sequedad vaginal o aumento de flujo

  • molestia en los ovarios

  • cambios de humor

En general, la mayoría de las pacientes que utilizan esta medicación hormonal solo notan molestias o dolores en la zona baja del abdomen, en los ovarios, muy similares a las que tienen cuando ovulan o cuando tienen la menstruación, pero es importante que tengas claro que se deben a la medicación. 

En cuanto a la forma de administración, los dispositivos de inyección son muy fáciles de utilizar y las agujas son muy finas y apenas causan molestias.

A nivel psicológico, lo más frecuente es tener cambios de humor, cierto estado depresivo o ansioso, así como disminución de la libido. No es fácil distinguir si esto se debe al exceso de hormonas o está provocado por la situación en sí.

¿Puedo hacer vida normal?

Durante los días de estimulación ovárica puedes seguir con tus rutinas habituales, trabajar o realizar actividades de ocio, pero se recomienda evitar deporte de impacto o ejercicio físico intenso (por el riesgo de torsión ovárica), al igual que las relaciones sexuales. Se aconseja estar relajada evitando el estrés, descansar bien, dormir lo necesario, llevar una dieta sana y evitar el consumo de alcohol y tabaco.

Aunque es normal tener aprensión ante un tratamiento hormonal, piensa que tu médico estará supervisando cada paso, y eso te generará la confianza  que necesitas  para conseguir tu objetivo de ser mamá. 

 


Categorías



Eventos

Cta para blog