<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=445993785860323&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Congelación de semen: Preservación de la fertilidad masculina

Actualizado: 04/07/2022

¿Sabes que es posible congelar tu semen? Puede ser una solución si deseas retrasar tu paternidad y, sobre todo, si tienes una patología que pueda afectar a tu fertilidad, antes de una cirugía (vasectomía, transición de sexo) o si vas a recibir algún tratamiento que comprometa tu fertilidad.

La congelación de semen es actualmente la única opción válida para conservar la función reproductiva en el hombre.

Cuando hablamos de preservar la fertilidad nos referimos a guardar los espermatozoides congelados en el laboratorio, en bancos de nitrógeno líquido por tiempo indefinido, con el fin de usarlos posteriormente en un tratamiento de reproducción asistida.

Durante este proceso, es muy importante mantener la calidad del semen y, para ello, hay una serie de pasos fundamentales a tener en cuenta:

La recogida de la muestra

En esta primera parte es conveniente guardar una abstinencia sexual (ni coito, ni masturbación) de entre 2-7 días antes de obtener la muestra, para no perjudicar la supervivencia de los espermatozoides.

Antes de obtener la muestra, debes lavarte bien las manos y recoger toda la muestra en un vaso estéril, de venta en farmacias. Si obtienes la muestra en casa deberás llevarla a la clínica antes de la hora y media. Si lo prefieres y te resulta más cómodo, también puedes obtener la muestra en la clínica.

Cuando la calidad de la muestra es baja, puede ser indicación del laboratorio congelar más muestras, con un intervalo de 48 horas entre cada una de ellas, para así tener congelado un mayor número de espermatozoides. 

En los casos en los que hay un número muy bajo de espermatozoides o hay azoospermia (ausencia de espermatozoides en eyaculado), tras una previa valoración e indicación por parte del servicio de urología se pueden buscar espermatozoides en testículo mediante una biopsia o aspiración testicular.

Seguidamente, el laboratorio analizará el tejido para asegurar que hay espermatozoides válidos y, si fuera así, entonces podrá ser congelado.  

 

El proceso de congelación de esperma

La congelación del semen se hace de manera lenta, de tal forma que la muestra se introduce en unos criotubos o pajuelas y se mezcla con un crioprotector. Los crioprotectores son unas sustancias químicas que van a proteger las membranas de los espermatozoides del hielo producido en la cristalización. Los más usados son glicerol, dimetil sulfóxido y 1-2 propanediol. 

En el proceso se va bajando la temperatura de la mezcla poco a poco, se mantiene unos minutos en vapores de nitrógeno líquido y después se almacena en unos tanques de nitrógeno líquido a una temperatura de -196ºC por tiempo ilimitado. Hay estudios en los que se ha utilizado con éxito semen congelado después de 22 años tras la congelación.  Las muestras crioconservadas están etiquetadas e identificadas para su uso cuando se necesiten. 

Durante el tiempo de almacenamiento en los bancos la calidad del semen no se altera. Los espermatozoides son células muy pequeñas con membranas  muy fluidas y con poco contenido en agua, esto ayuda a que no se formen grandes cristales que pueden dañar la estructura interna. 

Así conseguiremos que una célula espermática al descongelarse no pierda sus funciones y actúe como una célula en fresco. Esto va a garantizarnos la fecundación y la calidad del embrión.

El semen se debe usar dentro de los 15 minutos después de su descongelación y no se puede volver a congelar.

La preservación de la fertilidad masculina es una opción que también hay que tener en cuenta. Aunque los espermatozoides no se alteran con la edad tanto como los ovocitos, sí va disminuyendo su calidad y movilidad con la edad. Tener presente esta técnica puede ser una solución para conservar los gametos masculinos sin alterar sus características, manteniendo intacta su calidad para asegurar la paternidad en un plazo más largo. Así, estas células se pueden preservar intactas hasta el momento en el que se desee tener descendencia y se podrán utilizar en un tratamiento de reproducción asistida con elevadas tasas de éxito.

Pide cita


Categorías



Eventos

Cta para blog