<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=445993785860323&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Si quieres tener un bebé, pero no has encontrado a la persona con la que compartir este momento o sencillamente has tomado la decisión de ser madre en solitario, sigue leyendo. Hoy en día, cada vez son más las mujeres que toman esta decisión, tantas que el número de mujeres que acuden a una clínica de fertilidad para ser madres sin pareja ha llegado a multiplicarse por 5 en los últimos años, y en el último año aún se ha mantenido un crecimiento del 28% pese a la coyuntura de crisis. 

Tener un trabajo estable (el 90% de quienes optan por la maternidad en solitario tiene una situación económica favorable) y haber alcanzado una edad en el límite de las posibilidades reproductivas (su edad media se sitúa en más de 39 años), son algunas razones que explican el elevado número de mujeres sin pareja que, a pesar de todo, no renuncian a la maternidad llegado un momento en su vida.
Y ¿cuáles son las opciones que ofrece la reproducción asistida para ser madre en solitario?

Ser madre en solitario con la ayuda de donantes

En primer lugar, para someterte a un tratamiento de reproducción asistida para ser madre sola por elección deberás recurrir a un banco de esperma. Debes saber que la donación de semen es absolutamente legal en nuestro país y que se trata de un acto solidario, anónimo y voluntario.

Además, los donantes suelen ser jóvenes que han sido sometidos a rigurosas pruebas que demuestran y garantizan su salud física y psicológica. Tampoco te preocupes por la posible apariencia, ya que el alto número de donantes de semen permite buscar aquellos que tengan afinidades fenotípicas para que el bebé sea, en la medida de lo posible, parecido a la madre.

Cuando no hay problemas de fertilidad y las futuras madres en solitario son jóvenes, se puede realizar un tratamiento de inseminación artificial que consiste en colocar una muestra de semen de donante en el útero de la mujer.

Cuando la inseminación artificial no culmina en embarazo, cuando existe algún problema de fertilidad o simplemente hablamos de edad materna avanzada, lo normal es recurrir a un tratamiento de fecundación in vitro. En este caso, la unión de los ovocitos con los espermatozoides se realiza fuera del cuerpo de la madre. Para ello, serán necesarios varios ovocitos de los ovarios maternos. Una vez que se consigue un embrión, se trasferirá al útero de la madre y será como un embarazo corriente. 

Recurrir a la donación de ovocitos

No obstante, también debemos tener en cuenta la calidad de los óvulos de la propia madre y cada caso debe ser estudiado de manera individualizada, ya que en determinados casos no se recomienda utilizar los óvulos de la mujer que se está sometiendo al tratamiento, por lo que habría que recurrir a la ovodonación

Sea el caso que sea, hoy en día la ciencia ha hecho posible que una mujer sin pareja pueda acceder a la maternidad, gracias a las técnicas de reproducción asistida.

Consulta con los especialistas de Ginefiv todos los detalles sobre el mejor tratamiento para ser madre en solitario según tu caso.